Magnesio: el mineral que tu cuerpo necesita

Las vitaminas y minerales, son esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo, sin embargo, a diferencia de las vitaminas, los minerales son sustancias inorgánicas que se encuentran en la tierra y el agua.

Los minerales no son de origen animal o vegetal, sino que son absorbidos por estos y nosotros al consumirlos, los obtenemos para cumplir con varias necesidades del cuerpo.

Por ejemplo, tienen un papel muy importante en la formación de huesos, músculos y dientes, son componentes básicos de las enzimas y contribuyen a la producción de hormonas.

Los minerales pueden clasificarse en dos grupos: macrominerales que son aquellos que necesitamos en cantidades grandes como el calcio, fósforo, magnesio y potasio; y los oligoelementos, que los requerimos en cantidades pequeñas como el hierro, manganeso, cobre, selenio, yodo, cobalto y zinc.

En este artículo te contaremos acerca del magnesio, por qué y para qué es importante, de dónde lo podemos obtener y qué hay de los suplementos de este mineral.

 

Beneficios del magnesio

El magnesio es un macromineral indispensable para nuestro cuerpo, ya que regula la función de los músculos y del sistema nervioso, los niveles de azúcar en la sangre, la presión arterial, y ayudan en la formación de proteína, más ósea y ADN.

Lo podemos encontrar en vegetales, particularmente las verduras de hoja verde oscura, legumbres, nueces, semillas, cereales integrales y lácteos.

A continuación, te compartimos algunos de los beneficios del magnesio:

  1. Huesos y dientes: Contribuye a la salud de los huesos y dientes ayudando a darles resistencia y fortaleza. Las personas que consumen cantidades óptimas de magnesio poseen una correcta densidad ósea, lo que reduce el riesgo de sufrir fracturas de hueso y osteoporosis.
  2. Cerebro y sistema nervioso: Este mineral juega un papel clave para la función psicológica normal que involucra procesos cognitivos como la atención, percepción, memoria, lenguaje y aprendizaje. También, tiene la capacidad de estimular neurotransmisores que inducen la calma y relajación, ayudando a reducir los estados de ansiedad, irritabilidad, ataques de pánico y depresión.
  3. Rendimiento deportivo: Participa en la formación de proteínas necesarias para el mantenimiento muscular, disminuye el cansancio y la fatiga, y ayuda en el funcionamiento normal de los músculos.
  4. Metabolismo: El magnesio contribuye a la producción de una sustancia llamada Trifosfato de Adenosina (ATP), que es una molécula que aporta energía a los procesos metabólicos para el procesamiento de azúcares. Esto mejora la capacidad de los músculos y células del hígado para absorber correctamente el azúcar en sangre.
  5. Presión arterial: Puede ayudar a reducir la presión arterial, ya que favorece un mejor tono vascular, es decir, con la edad, los vasos sanguíneos se vuelven más rígidos haciendo que aumente la presión arterial, y el consumo de magnesio, puede contribuir a disminuir la resistencia vascular.

Las necesidades de magnesio dependen de varios factores como la edad, el sexo y el peso. La porción diaria que un adulto debe consumir es de 310 y 320 mg para mujeres y entre 400 y 420 mg para hombres.

En bebés a partir de los 6 meses de vida es de 30 mg, niños de 1 a 3 años 80 mg y de 130 mg para niños de 4 a 8 años de edad.

Consumir las cantidades adecuadas de magnesio es muy importante porque si ocurre un déficit de este mineral, en primera instancia podemos encontrar síntomas de irritabilidad, cansancio, debilidad muscular y problemas cognitivos.

Pero una deficiencia en magnesio también está relacionada con diabetes, osteoporosis, hipertensión arterial y problemas cardiovasculares.

 

¿Podemos tomar suplementos?

Ahora, ¿qué hay de los suplementos de magnesio? Para empezar, el propósito de tomar suplementos sería para complementar la dieta de una persona.

En ningún caso los suplementos deben reemplazar una alimentación variada, sino que deben utilizarse cuando una persona no puede cubrir un adecuado aporte nutricional.

Nueva llamada a la acción

Antes de decidirte por empezar a ingerir suplementos alimenticios es importante que consultes a tu médico acerca de la forma particular en que tu cuerpo pudiera absorber y descomponer los nutrientes que recibe.

Esto es porque el exceso de magnesio puede traer consigo algunos efectos negativos como molestias estomacales, náuseas, vómito, diarrea y en casos extremos, presión arterial muy baja, arritmias, disminución de respiración y confusión.

Aunque estos efectos secundarios no son muy comunes porque en personas sanas los riñones se encargan de eliminar los excesos a través de la orina, el tomar suplementos puede superar la dosis máxima recomendada.

 

Ahora que ya conoces los beneficios de consumir magnesio y de lo necesario que es para el buen funcionamiento de tu cuerpo, no dudes en acercarte con tu nutriólogo para obtener el mayor beneficio de una dieta rica en minerales.

 

Hospital San José
Nutrición Clínica
81.8333.2068 y 81.8348.1447

Compartír artículo

Artículos relacionados

¿Qué puede comer un diabético? Recomendaciones en la alimentación

Leer artículo Arrow Right

No te pierdas de las últimas novedades y noticias