El silencio no es la salida: el cáncer de mama y sus efectos psicosociales

En la actualidad, las enfermedades de tipo crónico se han hecho presentes en la salud de millones de personas alrededor del mundo causando el fallecimiento de millones de pacientes. Algunas de estas enfermedades son las enfermedades respiratorias, diabetes y las enfermedades cardíacas.

No obstante, una de las principales causas de muerte en los últimos años, ha sido a causa del cáncer, la cual se postula como la segunda causa de muerte en el mundo según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, con los avances tecnológicos y médicos que se han desarrollado en las últimas décadas, las tasas de mortalidad han logrado reducirse considerablemente, haciendo que un mayor número de pacientes logren sobrevivir a este tipo de padecimientos.

La importancia de la salud mental en las pacientes con cáncer

Recordemos que las mujeres que atraviesan por este proceso pueden desarrollar secuelas psicológicas, emocionales y físicas las cuales repercuten en la calidad de vida.

Lo anterior es de suma importancia, ya que el tratamiento del cáncer de mama debe ser multidisciplinar, en el que se pueda buscar el mejor método para ayudar a la paciente, tanto psicológica como físicamente.

Así pues, celebrando el mes de sensibilización del cáncer de mama buscando entender mejor los efectos psicosociales que puede tener este padecimiento en las pacientes antes, durante y después de su tratamiento oncológico.

¿Secuelas silenciosas?

Si bien, cada mujer durante el proceso de tratamiento del cáncer de mama desarrolla necesidades que deben ser atendidas para lograr una calidad de vida óptima. A pesar de que la detección, tratamiento y procedimientos ayudan a atender el cáncer de mama, el trayecto de la paciente no acaba ahí.

Lo anterior debido a que, como consecuencia del tratamiento, el cuerpo desarrolla secuelas físicas que afectan su calidad de vida. Dichos efectos secundarios al verse ignorados comienzan a afectar más allá de la vida personal de la paciente, sino también sus relaciones sociales, trabajo o escuela como lo son:

  • Miedo
  • Fatiga
  • Aislamiento

Miedo como instinto de supervivencia

En su mayoría estas secuelas están asociadas al miedo que se produce al pensar en las posibilidades de metástasis o recaer y tener que regresar a los tratamientos por los que ya pasaron.

Este sentimiento está acompañado de diferentes síntomas como:

  • Altos niveles de preocupación
  • Pensamientos intrusivos
  • Estrés
  • Dificultades para desarrollarse en su vida diaria
  • Ansiedad
  • Hipervigilancia
  • Desesperanza
  • Mal humor
  • Desesperación

Entender las razones por las cuales las mujeres con cáncer de mama tienden a tener este tipo de respuestas psicológicas es importante, puesto que ayuda a entender mejor el proceso por el que atraviesa cada una de ellas.

En el caso del miedo, es desarrollado como instinto de supervivencia que dispone el cuerpo en preparación para un escape o para evitar una situación que es vista como una amenaza a su vida.

¿Cansancio? 80% de las pacientes también lo tienen

Otra secuela es la fatiga constante, ya que alrededor del 80% de las pacientes que sufren del cáncer de mama suelen desarrollar este síntoma ya sea durante o después de la finalización del tratamiento.

En los casos en los que el tratamiento es extenso como lo son cirugías, terapia hormonal o radioterapia, la fatiga se presenta como consecuencia directa del tratamiento y se ve relacionada con:

La falta de comprensión por parte de las personas del círculo social inmediato puede llevar a conflictos en el área social y por ende crear un sentimiento de aislamiento a las pacientes.

Asimismo, las secuelas físicas del cáncer de mama y/o de los efectos secundarios a corto y largo plazo de los tratamientos pueden afectar la autoestima e imagen corporal de la paciente, haciendo que se desarrollen sentimientos de soledad, búsqueda de aislamiento de su círculo cercano.

Lo anterior es derivado del proceso de readaptación social al que se enfrentan las sobrevivientes después de experimentar la enfermedad de primera mano.

Me siento así ¿qué hago?

El conjunto de respuestas psicológicas a los que se enfrentan las pacientes es muy grande, debido a que las experiencias vividas, los malestares y la amenaza de recaer están constantemente presentes. Por lo que el tratamiento de dichas respuestas psicológicas en el trayecto de tratamiento de la paciente debe manejarse con seriedad y cuidado profesional de expertos en psicooncología.

Lo anterior debe basarse en la identificación de las pérdidas secundarias tras el diagnóstico de cáncer de mama y las necesidades particulares de cada paciente. Ya que, si no se busca ayuda profesional que tenga como objetivo generar un ambiente saludable a aquellas que fueron diagnosticadas y están siendo atendidas, puede terminar en deteriorar la calidad de vida de la paciente.

Por lo tanto, es importante destacar que el tratamiento del cáncer de mama no solo debe terminar en la atención médica centrada en el estado físico de salud, sino también en el estado psicosocial de las pacientes. En un tratamiento holístico, siendo la atención centrada en la paciente, en sus necesidades y en su plan de vida.

Sin duda, tanto la salud física como la psicosocial van de la mano para asegurar la mejor calidad de vida de las mujeres que atraviesan por un diagnóstico de cáncer de mama. El silencio no es la salida, no estás sola.

Contacto
Centro de Cáncer de Mama TecSalud
Teléfono: 81.8888.0776

Compartír artículo

Artículos relacionados

5 consideraciones para saber cómo elegir el hospital ideal para ti

Leer artículo Arrow Right

No te pierdas de las últimas novedades y noticias