Enfermedad o mal de Parkinson ¿qué es?

El Parkinson, o a veces conocido como mal de Parkinson, es una enfermedad neurodegenerativa que consiste en la pérdida de células en la parte del cerebro que se encarga del control de los movimientos, afectando la movilidad de quienes la padecen.

Es posible que sus primeras manifestaciones aparezcan de un solo lado del cuerpo, que luego se extienden al otro. En etapas avanzadas impide a las personas desplazarse por sí mismas, y puede ser que entonces requieran silla de ruedas para poder movilizarse.

Síntomas del Parkinson

Los síntomas de este padecimiento pueden ser muy variados, dividiéndose en motores, no motores y cognitivos:

Motores
  • Temblor en las manos, brazos, piernas, mandíbula y cara
  • Rigidez en los brazos, piernas y el tronco
  • Lentitud en los movimientos
  • Alteración en la postura
  • Problemas de equilibrio y coordinación
  • Alteraciones o problemas al caminar
  • Calambres y contracturas musculares frecuentes
No motores
  • Alteración en la percepción de olores o sabores
  • Estreñimiento o urgencia urinaria
  • Dolor en extremidades no explicados por otras causas
  • Depresión, cambios emocionales
  • Insomnio, presencia de pesadillas
  • Dificultad para tragar y masticar
  • Cambios en el habla
  • Disfunción sexual
  • Dolor
  • Fatiga y pérdida de la energía
Cognitivos
  • Pérdida de funciones ejecutivas como planeación, toma de decisiones y control de emociones
  • Alucinaciones
  • Demencia

A medida que evoluciona la enfermedad comienzan a aparecer los síntomas como el temblor, que afecta a la mayoría de las personas con Parkinson y puede comenzar a interferir con las actividades cotidianas, lo que hace que las personas busquen ayuda médica.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

A la fecha no existe una prueba para diagnosticar la enfermedad de Parkinson. El neurólogo, junto con un equipo de especialistas multidisciplinario, es el responsable de diagnosticar y dar un tratamiento para mejorar la calidad de vida de la persona, ya que el mal de Parkinson no tiene cura.

Los signos y síntomas tempranos de Parkinson a veces pueden ser como los efectos del envejecimiento normal, por lo que el médico tal vez necesite observar a la persona durante algún tiempo hasta que sea evidente que los síntomas están presentes consistentemente.

Tratamientos para mejorar la calidad de vida

Existen algunos tratamientos para mejorar la calidad de vida de las personas que padecen esta enfermedad, desde farmacológicos para aliviar los síntomas, hasta cirugía, terapia física y apoyo de familiares y cuidadores.

La evolución de los síntomas del Parkinson puede llevar 20 años o más, y aunque no es una enfermedad fatal en sí misma, es progresiva. La expectativa de vida promedio de un paciente con Parkinson generalmente es la misma que para las personas que no padecen la enfermedad, sin embargo, hay que estar atentos en las etapas tardías de la enfermedad, ya que puede causar complicaciones como ahogos, neumonía y caídas.

Con un diagnóstico oportuno y tratamiento adecuado, la mayoría de las personas con Parkinson pueden vivir vidas productivas durante muchos años después del diagnóstico.

Contacto
Instituto de Neurología y Neurocirugía
Teléfono: 81.8888.0675

Compartír artículo

Artículos relacionados

Cáncer de próstata, padecimiento de alta incidencia en los hombres

Leer artículo Arrow Right

No te pierdas de las últimas novedades y noticias