Envejecimiento saludable: 9 hábitos que debes incorporar diariamente

El envejecimiento es inevitable. Es parte de la vida. Todos estamos destinados a envejecer y sabemos que tarde o temprano llegaremos a la tercera edad, pero, ¿te has preguntado cómo será tu estado de salud cuando llegue ese momento? ¿Qué estas haciendo para vivir una vejez independiente y con buena calidad de vida?

Sin duda, todos queremos gozar de una longevidad saludable cuando lleguemos a la vejez, pero mucho depende del estilo de vida que hayamos llevado durante la infancia, juventud y el inicio de nuestra edad adulta.

Sin embargo, independientemente del momento en el que te encuentres, puedes comenzar a incorporar hábitos saludables en tu rutina diaria, para sacar el mejor provecho a tu salud física, mental, emocional y social, sumando así una mejor condición de vida.

A continuación, te compartimos algunas recomendaciones para que, independientemente de si aún eres joven, te encuentras a punto de entrar en la tercera edad o si ya te encuentras ahí, las apliques desde ahora y comiences a ahorrar salud.

 

¿Qué debo hacer?

Llegar a ser un adulto mayor independiente, ocupando un rol activo en la sociedad, conservando plenas facultades mentales y teniendo relaciones positivas con las personas que te rodean, es posible integrando buenos hábitos.

Aunque hay distintos factores que influyen en la disminución de la calidad de vida, tales como la presencia de enfermedades, traumatismos y cambios en las funciones del cuerpo que llegan con la edad, al integrar hábitos saludables lograrás tener un mayor bienestar.

Si estás interesado en tener un envejecimiento saludable, aplica desde hoy las siguientes acciones que prometen darte una longevidad plena:

1. Haz Ejercicio

Puedes realizar al menos 150 minutos de actividad física moderada o 75 de alta intensidad a la semana. Esto te ayudará a disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, de desarrollar obesidad y diabetes, y te ayudará a fortalecer tus huesos, músculos y articulaciones.

Es importante que también incluyas ejercicios de fuerza y resistencia que te ayudarán a fortalecer tus músculos y prevenir caídas durante la edad adulta, y no olvides realizar ejercicios de flexibilidad y estiramiento en donde puedes incluir Yoga, Pilates o Tai-chi.

2. Lleva una dieta saludable

Se recomienda reducir la ingesta de carbohidratos o azúcares al mínimo posible, evitar las grasas saturadas y grasas trans que se encuentran en los alimentos fritos o empanizados, y aumentar el consumo de grasas saludables como los omegas 3 que se encuentran en los pescados y mariscos, especialmente los de agua fría como el salmón.

También, se recomienda aumentar el consumo de aceite de plantas principalmente de oliva y linaza, nueces y semillas, consumir frutas, verduras y fibra para disminuir el riesgo de obesidad, diabetes, cardiopatía, accidentes cerebrovasculares, osteoporosis y algunos tipos de cáncer.

3. Practica la gimnasia cerebral

La mente también envejece y para retrasar el deterioro cognitivo, es vital hacer ejercicios mentales que permitan que ambos hemisferios cerebrales trabajen juntos, mejorando de esa forma la capacidad de concentración y la memoria.

Puedes leer un libro, aprender nuevos idiomas o instrumentos musicales, jugar juegos de mesa, resolver acertijos y crucigramas, entre muchas otras actividades que mantengan tu mente activa. Recuerda que el retar a tu mente haciendo actividades que nunca ha realizado, hará que desarrolles nuevas conexiones interneuronales.

4. Elimina sustancias tóxicas

El consumo de alcohol, tabaco o drogas tienen implicaciones negativas sobre la salud en general, por ello se recomienda dejarlos definitivamente cuando todavía el cuerpo tiene la capacidad de contrarrestar sus efectos.  

5. Acude a revisiones periódicas

Algunas personas no asisten al médico hasta que ya estén enfermas y esto es un grave error. La prevención es clave para evitar y reducir el riesgo de cualquier enfermedad, por ello, es importante someterse a revisiones y estudios puntuales o Check up médicos para descartar enfermedades o hacer una detección oportuna.

6. Duerme bien

Hay quienes piensan que descansar es un mal hábito y prefieren estar activos siempre, sin embargo, no dormir al menos siete u ocho horas seguidas durante la noche es nocivo para el organismo. Se ha documentado que no dormir bien afecta el sistema inmune y la falta de sueño a largo plazo, aumenta el riesgo de enfermedades del corazón, obesidad y diabetes.

Establece una rutina de sueño, es decir, acuéstate para dormir a la misma hora todos los días y si tienes problemas para conciliar el sueño, practica ejercicios de respiración y meditación antes de ir a la cama. En casos extremos de no poder dormir, consulta a tu medico.

7. Cuida tu salud mental

El estrés, la ansiedad y la depresión afectan la calidad de vida a tal grado, que perjudican todos los ámbitos de la salud: físico, mental y emocional. Existen muchos factores que pueden conducir a desarrollar problemas de salud mental, pero también muchas alternativas para combatirlos.

Las recomendaciones que te hemos compartido hasta ahora, pueden ayudar, pero recuerda que parte importante para desarrollar una buena salud mental, consiste en llevar una vida social sana y pedir ayuda cuando sientas que te encuentras en un callejón sin salida.

8. Disfruta la vida

Aprovecha al máximo tu tiempo libre por medio de actividades que te hagan feliz, procurando estar presente en cada actividad que realices. Cuida y valora a tu familia y amigos, disfruta tu trabajo y mantén pensamientos positivos, ya que esto permite un equilibrio entre la salud física, mental y social, además mejora el sistema inmune, lo que hace que te enfermes menos.

9. No olvides la salud financiera

De acuerdo con un estudio Británico en el 2008 donde se evaluaron 6000 pacientes y les dieron seguimiento por 17 años, llevar hábitos financieros saludables, así como ahorrar para la jubilación, fue el predictor más fuerte para el envejecimiento exitoso seguido por no fumar, la dieta, el ejercicio y el consumo moderado de alcohol. 

 

Siempre es un buen momento para establecer hábitos saludables. No importa la edad que tengas. Si tomas en cuenta todas estas recomendaciones, verás que, poco a poco, se reflejarán positivamente en tu calidad de vida.

En la medida en la que establezcas prácticas positivas, te será posible llegar a ser un adulto mayor independiente y autónomo, así como poseer un bienestar integral que te permita seguir disfrutando de cada etapa de la vida de una forma plena.

Hospital San José
Instituto de Salud Digestiva
81.8040.6195

Compartír artículo

Artículos relacionados

Bienestar emocional: ¿por qué debemos hablar de salud mental?

Leer artículo Arrow Right

No te pierdas de las últimas novedades y noticias